Investigación iterativa en ambientes ágiles (o para ayer): La perspectiva de UXResearch
2020-12-05, 10:30–11:00, Stream 1

A partir de la experiencia de trabajar en distintos proyectos en entornos ágiles y reactivos, se han recolectado una serie de aprendizajes y reflexiones sobre la práctica de la Investigación de la Experiencia de Usuario los cuales se comparten con la finalidad de que se mejoren las prácticas de Diseño Centrado en el Humano.


La intención de trabajar dentro de ambientes ágiles es crear soluciones con base a una metodología de trabajo iterativa (agile) o retroalimentación iterativa con los usuarios (Lean Startup). Los procesos de Diseño Centrado en el Humano/Usuario (DCH) al igual que los proceso de una Lean Startup son iterativos; repetir una secuencia de pasos hasta obtener el resultado deseado. Un proceso ágil, así como un proceso reactivo tiene iteraciones cortas y busca trabajar en pequeños elementos del producto, mientras que el DCH invierte esfuerzos y recursos de investigación antes de comenzar el desarrollo del producto, es aquí donde el proceso de adaptación entre estos dos puntos de vista es necesario.

El objetivo es abordar los aprendizajes con ejemplos de nuestras intervenciones, pues la participación en proyectos con distintos enfoques de negocio nos ha permitido aprender y adaptar la metodología de investigación, según las necesidades y recursos (tiempo, dinero) destinados a mejorar la experiencia de los usuarios.

Los aprendizajes han sido variados, desde las habilidades de comunicación y negociación con los clientes (stakeholders), el uso eficiente de los recursos, hasta procurar la implementación de la metodología de investigación considerando las habilidades y perfil de los usuarios específicos para cada proyecto. capacidades de los usuario.

Desde el primer proyecto en el que participamos hemos construido e iterado nuestro proceso para brindar resultados que sean de valor para nuestros clientes, por medio de la mejora de la experiencia de sus clientes. De la misma manera, cada iteración ha sido una oportunidad de aprendizaje para mejorar la manera en cómo implementamos las técnicas y habilidades, así como para embeber la cultura del diseño centrado en el humano en los proyectos y personas con las que colaboramos.